Blog

CONOCIENDO HERMOSOS PAISAJES, A TRAVÉS DEL DEPORTE – POR: CATALINA CANO

OCASO TRAIL RUNNING es una carrera de trail, en esta ocasión se desarrolló en Nocaima – Cundinamarca, con distancias de competencia de 7km, 12km y 20 kms, donde asistieron muchas personas para las diferentes categorías, las cuales fueron citadas a diferentes horas por los protocolos de bioseguridad. A mí me encantan estas competencias porque tienen una gran ventaja y es que al  correr en montaña tengo la oportunidad de conocer hermosos paisajes de nuestro país, yo competí en 12 km, fue una carrera muy difícil ya que para los primeros 6 kms el objetivo era alcanzar el Alto de Puerta Grande que tiene un desnivel de 746 m+, este es de las partes más altas que permite vistas espectaculares de los municipios aledaños, fue muy difícil por la dificultad en el ascenso, habían caminos de herradura, carretera, placa huella y trochas, pero al final muy divertido vivir esta experiencia, me encanta correr en medio de la naturaleza y espero poder seguir corriendo y conociendo el poder de  muchas montañas más.

Artículo e imágenes: Catalina Cano


UN ARTISTA INTEGRAL – POR: JUANCHO ORTEGA

He sido un firme creyente en las artes escénicas y en su poder formativo. Soy actor profesional hace mas de 20 años y paralelo a mi carrera como actor me he formado y desempeñado como docente, facilitador, coach y formador en los sectores mas diversos de nuestra sociedad: desde las escuelas públicas y las juntas barriales hasta los grupos corporativos de alta gerencia. En el fondo soy un gran convencido de que el arte nos pertenece a todos, no solo a los y las artistas.
En los años 80 estudié en colegios regiliosos y cien por ciento masculinos tanto en Bogotá como en Medellín. En ese entonces se daba por entendido que educar se refería a la enseñanza de ciencias matemáticas y lenguas. Las habilidades humanas o habilidades blandas como ahora se le conocen, no
hacían parte del curriculum, menos aún se les tenía en consideración. De manera similar las clases de artes, en el mejor de los casos, se tenían como
sesiones recreativas para descomprimir la carga académica de las materias importantes. Mirándolo a la distancia, es casi un milagro que algunos de
nosotros hubiésemos terminado aventurándonos a hacer una vida a partir de ellas.
40 años mas tarde, en nuestro mundo actual, los procesos de educación y formación han sufrido una transformación cuántica a todo nivel. El Ser vuelve a ganar importancia frente al Saber. Cada vez más, en el campo profesional se evalúan con igual rigor los conocimientos técnicos y las habilidades humanas.
Es tan importante ser auténtico, honesto, empático, asertivo e intuitivo, como hacer muy bien el trabajo. Y es en este nuevo paradigma donde las artes y nosotros los artistas tenemos mucho para aportar. Desde siempre he visto mi carrera en este doble camino, con esta doble misión.
Como artista disfruto mucho aportando en los circuitos de producción de entretenimiento y cultura: inspirando, recreando, provocando, denunciando y
reconciliando. De la misma forma, agradezco el poder participar y agregar valor en los circuitos formativos y educativos: contribuyendo en la formación de seres humanos mas integrales y en la consideración y fortalecimiento de las diversas inteligencias humanas. Seguiré siendo un firme creyente y un gran defensor de las disciplinas artísticas y de su rol esencial en el crecimiento de todos nosotros, porque como dicen por ahi: ¨Comemos para vivir, pero no vivimos para comer.

Artículo e imágenes: Juancho Ortega



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *